¡EL CONSTRUCTOR ME PROPONE UN “LLAVE EN MANO”!

La modalidad en la que una entidad realiza todo el proceso de la construcción, proyecto y obra, se conoce como “llave en mano”. Al cliente se le entrega el producto listo para ser utilizado.

El constructor se encarga de realizar el proyecto, construirlo y ponerlo en servicio. Una vez que se ha realizado el proyecto, y por lo tanto se conoce lo que hay que construir, se negocia el coste. Luego, el constructor debe realizar toda la obra, con las calidades pactadas, al precio previamente acordado, es decir, a “precio cerrado”.

Aunque es un sistema cómodo para el cliente, no tiene que ocuparse de casi nada, tiene dos grandes inconvenientes para él: por un lado, no hay nadie independiente que se encargue del control de obra; por otro, el coste para el cliente es mayor que otros sistemas de contratación.

Como el constructor debe dar el precio final antes de comenzar a construir, parece lógico que prevea una cantidad para imprevistos. Debe asumir todas las complicaciones que surjan durante la obra, que suelen ser numerosas.

Respecto al control de obra, es el constructor el que tiene la sartén por el mango. Él se encarga de la redacción del proyecto y de la ejecución la obra. Debe entregar la construcción al cliente con las calidades acordadas. Pero de todos es sabido que la apariencia final de las cosas no refleja su calidad.

Cuando el cliente encarga la redacción del proyecto y la dirección de obra a unos profesionales independientes del constructor, son ellos los que se ocupan del control de obra. Si el que les contrata (y les abona sus honorarios), es el constructor, difícilmente van a ponerle pegas durante la obra.

Un cliente sólo debería embarcarse en un proyecto “llave en mano” si tiene bastante experiencia en el sector de la construcción o si tiene una gran confianza en el constructor. Si no es el caso, siempre puede contratar los servicios de un equipo de profesionales que le representen y que cuiden de sus intereses: negociar el contrato con el constructor, vigilar que el proyecto recoja todas sus expectativas y realizar un exhaustivo control de obra para que el resultado final sea el esperado.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: CONSTRUCCIÓN

Categorías