¿EN QUÉ SE DIFERENCIA LA REHABILITACIÓN DE LA RESTAURACIÓN DE UN EDIFICIO?

Entendemos por reforma las obras que se efectúan sobre un edificio sin modificar su volumen, es decir, sin alterar la posición de sus fachadas y cubiertas. Si se varía el volumen se consideran obras de ampliación. Las obras de reforma en un edifico las podemos clasificar en los siguientes tipos:

  • Obras de restauración. Tienen por objeto la restitución del edificio, o de una parte del mismo, a su estado original. En este tipo se incluyen las de eliminación de elementos extraños añadidos a las fachadas y cubiertas, la recuperación de cornisas y aleros suprimidos, la reposición de ornamentos y molduras eliminados en las fachadas, la recuperación de los huecos originales de las fachadas, la reposición del revoco original de la fachada y la eliminación de falsos techos y de otros añadidos.
  • Obras de conservación. Su finalidad es mantener el edificio en correctas condiciones de seguridad, salubridad, accesibilidad y ornato. Se incluyen en este tipo, entre otras, las obras de reposición de instalaciones; el refuerzo o sustitución de elementos dañados de la estructura o la cimentación; el cuidado de cornisas, salientes y vuelos; la limpieza o reposición de canalones y bajantes, la reparación de cubiertas o fachadas; y la sustitución de acabados interiores: yesos, alicatados, solados, carpinterías, pinturas…
  • Obras de rehabilitación. Son las que mejoran las condiciones de conservación (seguridad, salubridad, accesibilidad y ornato) del edifico y modifican su distribución interna. Dentro de la rehabilitación se encuentran las siguientes:
    • Obras de acondicionado: modernización o introducción de nuevas instalaciones y redistribución del espacio interior (sustitución de tabiquerías),
    • Obras de reestructuración, en las que se realizan modificaciones estructurales, que pueden ir desde la apertura puntual de huecos en muros hasta el vaciado completo de un edificio conservando únicamente sus fachadas. Algunos ejemplos de obras de reestructuración son: construcción de escaleras o rampas, instalación de ascensores, sustitución parcial de forjados, construcción de entreplantas…

20130609 029a

Dependiendo de cómo afecten a la estructura y a la volumetría del edifico, estas actuaciones necesitan un proyecto técnico que las defina, redactado por un determinado profesional de la  edificación. En este otro artículo lo explicamos en detalle.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: CONSTRUCCIÓN, REHABILITACIÓN

Categorías